Archivo de la categoría: Ecologia

Las bombillas de bajo consumo… no tan ecológicas

Recientemente el gobierno de este país comenzó con una intensa campaña para el cambio de bombillas, esto es de la antigua de filamento incandescente a las de bajo consumo, con la idea en mente de que las primeras son un desperdicio de energía debido a que de la energía que utilizan un poco de ella es realmente luz, el resto se transforma en calor, bajo este concepto han estado indicándonos que no es buena para el planeta por el desperdicio de energía, y por lo tanto debemos de cambiar a una bombilla de bajo consumo que casi no gasta energía y que supuestamente es más benéfica para el planeta, sin embargo esto no es del todo cierto.

Los aportes que nos da la bombilla de bajo consumo son: Utiliza significativamente menos energía para dar luz, no se calienta y su tiempo de desempeño es alto, hasta diez veces superior a una bombilla incandescente utiliza menos 80% de energía que una bombilla incandescente de la misma potencia lumínica. Y sin embargo una bombilla de bajo consumo es realmente más contaminante que una incandescente

Su uso desencadena ciertos riesgos que aun las autoridades no nos han informado plenamente, o en el peor de los casos ni siquiera están consientes de ello.

Este tipo de bombillas trabajan con vapor de mercurio, el cual es altamente tóxico para todas las especies del planeta, aquí unos puntos a considerar cuando estas se dañan:
• No respirar el polvo que se pudiera generar después de una rotura accidental
• Ventilar el área donde se ha roto una lámpara por un periodo mínimo de 30 minutos.
• Usar guantes al retirar rastros de ella, desecharla en un contenedor sellado
• Se deben desechar en lugares específicos para ellas.

Lamentablemente no siempre se cumplen estas precauciones y por lo tanto se contaminan agua y suelo.

Lo más significativo de este hecho es que el mercurio tiene la capacidad de acumularse en los organismos (bioacumulación), y de concentrarse en la cadena trófica (bioamplificación), en especial con los peces, lo que traduce que muchos de los peces de consumo humano tengan mercurio y que este pase al ser humano al ser ingerido.

El mercurio traspasa fácilmente la barrera placentaria y la barrera sanguina del cerebro por eso se considera altamente peligros para las mujeres embarazadas y en edad fértil ya que al acumularlo en su organismo es fácil traspasárselo a sus hijos.

En ocasiones sucede que el remedio para una enfermedad es más terrible que la enfermedad misma.

Debemos encontrar la manera correcta para evitar producir CO2 y al mismo tiempo que sea completamente limpia para nosotros y nuestro entorno.

Anuncios