Archivo de la categoría: Aprendizaje

¿Tía de donde sacaste tanto dinero para las revistas?

Esta pregunta me la hizo hace un par de meses uno de mis sobrinos y me quede sin palabra,  hasta ese momento no había dimensionado el nivel de compulsión que yo tenía por el papel couché, ahora les comparto como fue y que motivo el  cambio de uno de mis hábitos.

Corría el año 2000 y yo tenía por fin mi  primer trabajo,  (formal) lo primero que hice aparte de guardar un poco, fue comprar una revista, esta sería la primera de muchas más que compraría a lo largo de casi una década, (la compraba cada catorcena), sin embargo no era la única que adquiría, iba desde las que son dirigidas al público femenino, hasta las de corte informativo, si daré nombres: Vanidades, Cosmopolitan,  Muy Interesante, National Geographic, Discovery,  Vogue(edición España), Selecciones, inclusive alguna vez obtuve las del  CONACYT…

Era un verdadero vicio, sino conseguía el siguiente numero lo buscaba a como diera lugar sobre todo las de National Geographic, Vanidades y Muy Interesante; conforme las leía las iba colocando por número y año de edición, (me generaba un stress grande no comprarla en el orden que iba) esto me llevo, a tener  problemas por que conforme iban llegando era más la cantidad de revistas y por supuesto de espacio que ocupaban,  para mí era importante el tenerla ordenadas y de inmediato notaba cuando habían sido movidas para leerlas, me enojaba mucho el que no las volviera a colocar en su sitio que correspondía (estaba yo en serios problemas no solo tenía la compulsión, sino que ahora era obsesiva con mis revistas ahora lo veo bien claro).

Pues así estaba hasta que un día (hace ya dos años) nos dan la noticia de que mi padre estaba muy enfermo y que teníamos que hacer cambios drásticos en nuestra casa para su nuevo estilo de vida,  así que teníamos que deshacernos de muchas cosas que podían generar conflicto con su salud, muchas cosas fueron removidas(enviadas a casa de otros familiares y amigos)  y otras tantas tiradas, y yo sentía que me estaban invadiendo,  termine por buscar un espacio para ellas pero prácticamente las arrincone en un espacio destinado para lo que se va a tirar, y creí conveniente el ya no comprar más el espacio no me permitía el tenerlas en el orden especifico como las tenía antes, aparte que estaba más enfocada a la salud de mi padre.

La enfermedad de mi padre me dio muchas lecciones una de ellas mi compulsión de compra de las revistas; pasaron casi tres meses antes de que me diera cuenta que no había comprado ninguna revista en ese tiempo y que no pasaba nada sino las tenía,  mis prioridades habían cambiado, además de que en ese tiempo “redescubrí” a el Internet prácticamente todo lo que yo había leído y que pensaba que estaba en las revistas ahora estaba en la red,  y gratuito, ahora solo invertía un par de horas de mi descanso para comer y nada más, además de que en el proceso tuve la oportunidad de conocer espacios dedicados al minimalismo @valedeoro  y dí con el @ChocoBuda, y aprendí sobre el apego a las cosas y sí yo realmente tenía un apego muy grande por las revistas,  poco a poco me he ido quitando algunos y  me he estado sintiendo más ligera.

Aún me falta mucho por caminar (y también por deshacerme del resto de las revistas), una que otra vez  he comprado una pero solo una y es cada tres o cuatro meses (y solo si trae alguna investigación o reportaje especial), las comparto y regalo cuando las termino de leer, y  ya no me genera stress el tenerlas en orden o el no comprarlas.

Anuncios